CUARTA Fase: Evaluación de la Eficacia.

Las actuaciones de esta fase están dirigidas al desarrollo de una cultura de aprendizaje y mejora continua, por lo que hay que establecer unos mecanismos de control del sistema preventivo que permitan al empresario verificar si los objetivos se cumplen (evaluación de la eficacia del sistema de prevención).

Dichas actuaciones por las que la empresa puede revisar el sistema de prevención o cualquier procedimiento del mismo pueden ser, entre otras: análisis de siniestralidad de la empresa, actividades de control planificadas, resultados del programa de vigilancia de la salud, sugerencias de los responsables o mandos de las secciones o departamentos para la adecuación de los procedimientos, sugerencias de los trabajadores o sus representantes a través de los cauces de comunicación establecidos, etc.

Como resultado, podría llegarse a la conclusión de que hay que revisar el propio sistema de prevención o alguno de sus procedimientos.

Asimismo, conviene reflejar aquellas actividades que se hayan previsto para asegurar su mantenimiento en el tiempo y mantener su eficacia a medio y largo plazo.

La siguiente guía de autoevaluación servirá para detectar los puntos críticos a los que se ha hecho referencia:

 

  Cuestionario                                                                                                                                   

 

Una vez completada la autoevaluación, el empresario (asesorado por su organización preventiva, y con la participación de los trabajadores o sus representantes) decide las actividades que incluirá en el programa de actuación correspondiente a esta cuarta fase del proyecto para modificar y adaptar su plan de prevención de riesgos laborales, de acuerdo con el Anexo III (Modelo de Programa de Actuación).

En base al resultado del programa de actuación, el empresario implantará las mejoras que en el mismo estén previstas, tras lo cual se procederá a la elaboración del informe de seguimiento (ver Anexo IV), que deberá ser remitido al ICASST, para la superación de fase. Para el diseño del programa de actuación, la implantación de mejoras y la elaboración del informe de seguimiento, el empresario se podrá apoyar en su organización preventiva, contando también con el asesoramiento del ICASST.

A la vista del informe de seguimiento elaborado por la empresa, el ICASST valorará la superación de la cuarta fase y, por lo tanto, que la empresa ha completado un primer ciclo de mejora.