Listado articulos

Fase Preliminar, Autodiagnóstico Inicial

El primer paso para planificar es recopilar los datos disponibles y establecer las necesidades de mejora.

El autodiagnóstico servirá para que la propia empresa determine su situación de partida en materia de seguridad y salud en el trabajo. En este punto se encontrará preparada para enfocar la prevención hacia las necesidades existentes, evitando además con ello la aplicación de programas y medidas de carácter genérico.

Obtenidos los datos necesarios, se analizará esta información elaborando una serie de parámetros e indicadores que faciliten la obtención de conclusiones, la identificación de puntos críticos y su utilidad de cara a la dirección de la empresa.

El análisis y la recogida de datos se ha subdividido en bloques para facilitar su elaboración:

Siniestralidad laboral

  •   Tipologías de daños a la salud producidos en la empresa: accidentes y/o enfermedades laborales que tienen factores en común, clasificados y ordenados por con/sin baja, días de baja y por frecuencia de aparición.
  •   Puestos de trabajo, departamentos u ocupaciones que acumulan más casos, medido en número absoluto y días  perdidos.
  •   Causas de accidentes y enfermedades más frecuentes, ordenadas por frecuencia y número de días de baja acumulados.

Estas agrupaciones permitirán encontrar situaciones cuya eliminación tendrá mayor repercusión sobre la siniestralidad laboral global.

La información procede de las listas de accidentes y enfermedades con baja, y de las estadísticas de siniestralidad laboral de los últimos 5 años, disponibles en la empresa o a través de la mutua, así como de los informes de investigación de los accidentes ocurridos en la empresa.

Condiciones de trabajo

  •  Riesgos detectados, ordenados por el criterio de riesgo potencial (magnitud) y por su frecuencia de aparición en la empresa. Se recomienda hacer agrupaciones de condiciones anómalas por factores de riesgo comunes.
  •  Medidas preventivas pendientes de aplicación, ordenadas conforme a la lista anterior.
  •  Formación de los trabajadores, clasificada en función de los riesgos, con el objetivo de conocer el porcentaje de trabajadores que han recibido formación e información con respecto a los riesgos.

Esta información la proporcionará la organización preventiva y se encontrará en los informes de evaluación de riesgos correspondientes a los últimos 5 años, los planes de actuación preventiva (programas y memorias anuales de los últimos 5 años) y las listas de personas formadas y contenidos impartidos, en relación con la plantilla existente en el momento y el puesto de trabajo ocupado, indicando la fecha de impartición.

Una vez elaborado el autodiagnóstico inicial se remitirá al ICASST para tramitar la superación de esta  fase preliminar.